viernes, 18 de diciembre de 2015

La Magia de Agradecer


“La gratitud es la memoria del corazón." -Lao Tse

Ya está terminando el año 2015. Siento que se fue en un abrir y cerrar de ojos.
En unos días va ser Navidad. Hay que decorar la casa, organizar la cena, ver a todos los amigos, comprar regalos.
 ¿Cómo vamos a festejar año nuevo? ¿Y cuáles van a ser tus propósitos?, me pregunta mi esposo.
¿Propósitos? Me siento estresada y en vez de estar motivada por empezar un año con diversos retos, me agobia la idea de los propósitos y los comienzos.
Esta época del año no debería ser un tiempo de estrés, sino un momento para  hacer una pausa, reflexionar  y cerrar el año de una manera consciente y positiva.  Un momento para estar presente y hacer un recuento de todo lo que ha sucedido este año. 
¿Cómo voy a emprender una nueva aventura sin haberme despedido, sin haberme dado cuenta de las maravillas y aprendizajes que me ha regalado este año? ¿Qué me voy a querer llevar a mi nuevo viaje? ¿Cuál equipaje pesado prefiero dejar atrás?
Y para cerrar el ciclo hay otra parte vital para mí: quiero agradecer desde el  corazón por todo lo que he vivido y agradecer a todos que han sido parte de esta travesía.
Me siento, respiro, empiezo a recordar y me pregunto: ¿De qué estoy agradecida este año?
Hay tantas cosas. Esos seres pequeños que han nacido este año o están en camino y me inspiran tanto amor de tía, la salud de toda la familia, la abundancia, la sociedad con mis compañeras y el increíble lugar que encontramos, el trabajo, los viajes para visitar a mi familia y amigos, el tener dos hogares, las bienvenidas y las despedidas, los momentos mágicos e irrepetibles, los atardeceres hermosos,  las flores coloridas en mi terraza, los buenos libros y muchas, muchas cosas más.

¿Y a quién le quiero agradecer?
A mi esposo, por su amor y cariño; a mis hijas, por sus abrazos e ideas locas; a mis hermanos, por ser mi soporte y mis cómplices y a mi familia por estar siempre.
Agradezco a mis amigas, amigos y compañeras, a cada uno por una razón diferente: por hacerme reír y llorar, por mostrarme su vulnerabilidad, por ser ejemplo de fortaleza y honestidad. Por las conversaciones interesantes y los chistes tontos, las críticas constructivas y las porras para mis nuevos proyectos, a mis mentores y clientes por su confianza y sus valiosas enseñanzas.
Y también me quiero agradecer a mí misma, por mis pasos pequeños y grandes,  por mis esfuerzos y por seguir a pesar de mis tropiezos.
Podría seguir mucho tiempo con este pequeño ejercicio, cada vez recuerdo más situaciones y gente que ha llenado mi corazón con alegría y amor, a quienes me hago el propósito de expresarles de una manera sencilla mi gratitud por lo maravilloso que aportan a mi vida.
Estudios en el campo de la Psicología Positiva muestran que la gratitud se puede cultivar y que ayuda a incrementar nuestro bienestar y felicidad. Adicionalmente, el expresar agradecimiento a los demás, está asociado con un incremento de energía y optimismo.
Estoy totalmente convencida de que esto es cierto. Parece magia, me siento relajada, serena, feliz; lista para disfrutar lo que queda del año y empezar el nuevo año con mucha energía y motivación.
Hoy me voy a dormir con una sonrisa, tarareando una de mis canciones favoritas: “Gracias a la vida”, de Mercedes Sosa…

Maxi Hiedemann
maxi@trecuori.mx