viernes, 8 de enero de 2016

Construyendo relaciones…



En el fondo son las relaciones con las personas lo que da sentido a la vida.” 
– Karl Wilhelm von Humboldt  

Cuando me estuve certificando como Coach uno de mis mentores adorados dijo que el Coaching ayuda a la gente a poder llevar una vida más feliz. Desde entonces el tema de la felicidad y como vivir una vida satisfactoria ha atrapado mi interés e investigándolo me encontré un estudio de la Universidad de Harvard. El estudio de Desarrollo de Adultos de Harvard consiste en un proyecto sin precedentes que ha mantenido su línea de investigación por 75 años. El propósito del estudio es analizar aquellos factores que llevan al ser humano a vivir una vida sana, plena y sobretodo feliz.

En diciembre del 2015 el Dr. Robert Waldinger expuso los resultados de dicho estudio. Dr. Waldinger es Psicoanalista, sacerdote Zen,  tiene un Doctorado en Psiquiatría por la Escuela de Medicina de Harvard y dirige la Escuela de Desarrollo de Adultos de la misma Universidad de Harvard. Él nos hace las siguientes preguntas:

 ¿Qué es lo que realmente nos hace vivir una vida sana y feliz? ¿En qué tenemos que enfocar nuestro tiempo y energía si queremos vivir una vida plena?

Cuando Waldinger les pregunta hoy a sus estudiantes que es lo que esperan alcanzar en la vida para ser felices, un gran porcentaje le responde dinero y fama. El estudio de Harvard concluye que ni el dinero ni la fama facilitan una vida sana, plena y mucho menos feliz.

¿Cuál es la clave de la felicidad y salud?

De acuerdo a éste estudio la respuesta es muy simple: tener relaciones humanas profundas, saludables y constructivas.

Es importante aclarar que no importa la cantidad de las amistades o relaciones  sino la calidad: lo principal es que sean relaciones afectivas y cercanas. Estas relaciones aumentan el bienestar y la sensación de felicidad y tienen un efecto positivo en nuestra salud. El estudio muestra claramente que la gente con la vida más plena y feliz no es la gente con más dinero, pertenencias, éxito profesional o fama. Las personas que mostraron vidas más plenas, saludables y felices son aquellas que dedicaron muchos años de su vida y mucho esfuerzo a construir relaciones profundas, de confianza, de amor, de empatía y de respeto  que procuran pertenencia.

Si la respuesta a un estudio tan detallado y de tantos años parece tan obvia y sencilla ¿por qué lo ignoramos y nos cuesta tanto trabajo vivirlo?

Porque somos humanos y nos gustan las soluciones rápidas y cómodas. Las relaciones humanas son complicadas. No es fácil desarrollar relaciones humanas saludables y constructivas; es un trabajo continuo de toda la vida. Hay que fomentar, cuidar y nutrirlas. 

Requiere tiempo, requiere esfuerzo, requiere trabajo, requiere voluntad e implica desarrollar virtudes humanas como la paciencia, la generosidad, el amor y el perdón.
Esta sencilla lección me hace ver más claro en que quiero enfocar mi tiempo y energía para vivir una vida más plena: en crear y construir relaciones y lazos profundos y duraderos.

¿Cómo lo voy a hacer? A cada acción le precede una pregunta. El “para que”  ya lo encontré, ahora necesito reflexionar lo siguiente: 

¿Con quién me quiero relacionar?

¿Cómo me quiero relacionar con la gente en mi vida?

¿Qué tipo de relación quiero desarrollar y fomentar en diferentes ámbitos en mi vida?

¿Quién quiero ser en mis relaciones personales?

¿Qué acciones voy a realizar para estrechar mis lazos con las personas en mi vida?

A partir de hoy voy a seguir construyendo y cultivando mis relaciones humanas con más conciencia y ganas. Y tú ¿a qué esperas?


“No hay tiempo, tan breve es la vida para dimes y diretes, disculpas, resentimientos y rendiciones de cuentas. Sólo hay tiempo para amar y tenemos poco tiempo hasta para eso.” -Mark Twain.

Maxi Hiedemann
maxi@trecuori.mx