sábado, 11 de junio de 2016

Qué emoción…


 
                                 
“Cuando la consciencia es llevada a la emoción, 
el poder es llevado a tu vida.”
-Tara Meyer Robson

En la última década, la ciencia ha descubierto el rol importante que las emociones juegan en nuestras vidas. Como destaca el renombrado psicólogo John Gottman, los investigadores han encontrado que incluso más que el coeficiente intelectual, nuestra consciencia emocional y habilidades para controlar sentimientos, determinarán nuestro éxito y felicidad en todos los ámbitos de la vida.

Si nos hacemos responsables de nuestras emociones podemos ser más equilibrados y felices y llevar una vida más sana y satisfactoria. Trabajar con las emociones no nos lleva a ser apáticos o indiferentes, más bien nos permite manejarlas para nuestro bien, en vez de ser manejados y controlados por ellas.

Hay que observar una y otra vez qué es lo que sucede en nuestra mente y nuestros cuerpos cuando sentimos angustia o miedo, cuando estamos emocionados, contentos o felices. El conocer y reconocer lo que pensamos y sentimos durante una emoción es lo que después nos va a permitir intervenir en el momento exacto.

¿Cómo podemos ser más conscientes de nuestras emociones?

Para este fin propongo este pequeño ejercicio que describe Marie Mannschatz en su libro “Buddhas Anleitung zum Glück”, que explica:

Cuando claramente sientas una emoción tómate 5 o 10 minutos, respira profundo y contéstate las siguientes  preguntas:

• ¿Cómo te das cuenta de tu emoción?
• ¿Qué tan intensa la sientes en  una escala de 1 (leve) a 10 (muy intensa)?
• ¿Tu emoción es difusa o clara?
• ¿Cómo llamarías a esta emoción?
• En tu cuerpo ¿en dónde la sientes? Nombra varias sensaciones físicas que pertenecen a    esta emoción.
• ¿Localizas en tu cuerpo la fuente en donde nace la emoción?
• ¿La emoción se mueve hacia una dirección definida?
• ¿Puedes dejar fluir a la emoción sin trabas?
• Acepta la emoción tal como se muestra. No intentes cambiarla, juzgarla o interpretarla. Recuérdate que es como es, y así está siendo en este momento.
• Dite a ti mismo: “Mi emoción es como el clima que pasa por mí. No soy mis emociones, las emociones son solo una parte de mí. Las emociones llegan y se van, como todo lo demás.

Vincent Van Gogh dijo: “No olvidemos que las pequeñas emociones son los grandes capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta.” 

¿Pero qué tal si decidimos tomar el poder nosotros? ¿Si escogemos ser los capitanes y liderar conscientemente a nuestra tripulación de emociones?

Maxi Hiedemann / Coach    
maxi@trecuori.mx