sábado, 17 de diciembre de 2016

Como pasan los años…


“La finalidad de la vida es vivir, y vivir significa estar consciente, gozosa, ebria, serena, divinamente consciente.”
-Henry Miller (1891-1980)

Un año más está por terminar e inicialmente tuve la intención de escribir un artículo sobre cómo plantearnos nuevos propósitos y alcanzar nuestras metas para el 2017, y cuando empecé a escribir me di cuenta de la importancia de primero cerrar, agradecer y celebrar este año antes de planear el nuevo.

Así que te quiero proponer lo siguiente: tómate un tiempo, siéntate en tu lugar favorito, prepara lápiz, papel y contéstate a ti mismo las siguientes preguntas. Busca mínimo 4 o 5 respuestas a cada una. Respóndelas desde tu corazón. No se tienen que ver bien en el papel o ser atinadas para alguien más, lo esencial es que tengan importancia para ti.

             ¿Cuáles fueron mis principales logros en este año? Pueden ser grandes logros o pequeños. No hay nada insignificante si tiene un valor para ti.
             ¿Qué retos y desafíos superé este año?
             ¿Qué aprendí de mí mismo este año? ¿Descubrí algo de mí que no sabía antes? Por ejemplo sobre mis fortalezas, talentos, recursos, creencias, valores, miedos etc.,
             ¿Cuáles han sido mis relaciones más importantes? ¿Qué he aportado a estas relaciones?
             ¿Cómo he hecho una diferencia en el mundo? A través de tus proyectos o de comunidades, per ejemplo. Piensa a quién le has ayudado.
             ¿Qué es lo que más he disfrutado?
             ¿Qué me quiero agradecer?
             Si le tuvieras que darle a tu año un título de película ¿cómo se llamaría?


Reflexiona tus respuestas. ¿Cómo me siento cuando reviso mi lista? ¿Cuáles son los acontecimientos destacados? ¿Qué es lo que más me llena con orgullo?
Ahora toma una respiración profunda, siente y celebra todo lo que eres -y en lo que te estás transformando-. Tómate tu tiempo y disfruta el momento. ¿Qué te estás diciendo a ti mismo?  ¿De qué te despides y qué quisieras conservar?

Goza lo que sientes y relájate. Respira profundo. Quédate un tiempo así –orgulloso de ti mismo, de tus logros, tus aprendizajes y tu crecimiento. Reconócete y agradécete a ti mismo. ¡Date cuenta en quien te has convertido y todo lo que has logrado este año!

Me encantó hacer este ejercicio y  me sorprendieron algunas de mis propias respuestas. Y  la conciencia quien soy hoy me va a ayudar a planear con más claridad mis metas de mañana. Pero esto lo voy hacer en enero, en estos días voy a disfrutar lo que queda de este año, con un agradecimiento enorme en el corazón por el camino que he recorrido. Otro año que puedo resumir con las palabras de Mercedes Sosa: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto… .”

Maxi Hiedemann /Coach
maxi@trecuori.mx