sábado, 24 de diciembre de 2016

Con los ojos del corazón




Utilizarías los ojos como nunca hasta entonces.
Todo lo que sientes se convertiría en algo querido para ti.
Tus ojos tocarían y abrazarían cada objeto que entras
 en el radio de tu visión.
Y luego, por fin, verías y un nuevo mundo de belleza se abriría ante ti.
-Helen Keller


Yo uso lentes. Desde niña he tenido problemas de miopía y astigmatismo, y aunque por muchos años usé lentes de contacto, después de unos años de operarme los ojos, volví a usar gafas.

Por otro lado, me encanta cocinar. Encuentro en ello un placer sublime, por todo lo que esto implica: los colores, las formas, los aromas, las texturas, las temperaturas y compartir con el otro lo que se ha hecho no solo como alimento para el cuerpo, sino también para el alma.

Ya son tiempos festivos, justo estamos por celebrar la Noche Buena y después la Navidad y es tiempo de reunirse con los seres queridos y compartiry deberíamos también de compartir con los que no nos parecen cercanos porque no son de la familia consanguínea, pero lo son como parte de la humanidad, los que carecen de un refugio, de un abrazo, de alimentos.

Y todo este preámbulo porque hace poco, mientras cocinaba una sopa caliente para esta temporada fría, me percataba de la auténtica maravilla que son nuestros ojosque no se empañan con el vapor, como cuando dejo de ver a qué le estoy meneando en la olla porque a los anteojos lescayó neblina”… más allá de esto, reflexiono y me pregunto ¿qué pudiera estar dejando de percibir por no tener una mirada libre de juicios y de preconcepciones?

Metafóricamente, si me quitara los lentes que se empañan y sólo viera con los ojosa través del corazón- qué miraría? ¿Qué cambiaría en mi mundo personal? ¿Cómo me relacionaría con los demás?

E incluso, si agrandara con una lupa mental las pequeñas cosas que me pasan a diario y que considero “normales” podría entonces saber que son todos milagros, que mis lentes de ignorancia no me han permitido ver.

¿Qué tanto de la vida se nos va sin estar mirando atentos el momento presente?
Como dice un gran y querido Maestro espiritual, “todo pasa una sola vez para tus ojos, y nunca más”… ¿Estás atento o estás en el facebook?

Te invito en esta temporada de hacer nuevos propósitos para el ciclo que inicia a quitarte los lentes, a ver sin filtros, a sentir, a guardar sólo lo mejor en el cofre de los recuerdos, y también…
A cerrar los ojos, a ver las infinitas galaxias tan llenas de nuevas posibilidades habitando dentro de ti, a soñar fuerte -despierto-, hasta que cada milagro aparezca como aparecen los regalos abajo del pino de Navidad. Con la esperanza pura de un niño.

Te agradezco este año de ser cómplice de Tre.Cuori a través de leer nuestras líneas. Gracias infinitas por dejarte acompañar por nosotras.

Un abrazo lleno de nuestros mejores deseos para ti. ¡Feliz Navidad!

Pilar Padilla / Coach
pilar@trecuori.mx